miércoles, 10 de junio de 2009

Crepúsculo

Ayer volví a tener quince años. O más bien trece. Y vi al chico guapo enamorar a la rarita del instituto. Y el chico guapo era de los peligrosos. De los muy peligrosos. Pero bueno. La eterna estupidez de "Por mí, cambiará". Pero los chicos malos son malos y punto. Pero es que éste era tan atractivo... para la chica, claro, yo me pasé la peli entera pensando en las razones que llevaron a la peluquera a peinarlo así. Pero el caso es que volví a la adolescencia. Recordé el dolor de estómago y las ganas de vomitar cuando él pasaba por delante. Y me niego a decir que tenía mariposas en el estómago. Eran ganas de vomitar. Y terror. Y va la niña esta y le dice al vampiro que no le tiene miedo. (No le jodo a nadie la peli ¿no?). Pues yo me moría de miedo. Y debe ser como con los perros, que él lo olía. Pero al revés que los perros, él me rehuía... peor para él (claro, eso tengo cojones de decirlo AHORA).  Pero aparte de los dolores de estómago también recordé el romanticismo estúpido, ese de quedarte horas mirando una foto tomada a escondidas. Y punto. Mirando. Imaginando gilipolleces que ningún adolescente se atrevería a hacer. Mirarme a los ojos. Tratarme como una diosa. Sacarme a bailar porque no va a permitir que me arrinconen. En todos mis sueños bailaba. Un tío de quince años bailando algo que no fuera Nirvana... sería Extremoduro. Al menos los que yo conocía. Jajajaja... los imagino en el baile del instituto, si eso hubiera existido en el mío, claro. Aunque me lo habrían tenido que contar. Antisistema y antiamericana, ya sabeís. Vamos, que no me hubiera invitado nadie. Pero tenía quince. Y trece y dieciseis. Y nada. Ni baile. Ni miradas eternas junto a la playa. Pero todas esas pelis decían que sí, que tenía que ser así. Que el amor verdadero puede vencer a la muerte. Que los chicos malos son románticos. Y siempre saben bailar. Y te sacan de la realidad y te convierten en una diosa.  Y ahora, por culpa de la peliculita, no paro de escuchar canciones que piden a gritos que les quiten algo de azúcar. Porque te pierden en nubes de algodón, en bailes ingrávidos y grandes besos de final y fondo en negro.
Leches.

Esta vez sin foto. No tengo permiso del (los) propietario(s).

Besitos azucarados!!

"Que las palabras se quedan cortas, para decir todo lo que siento, pues mi chiquilla es lo más bonito del firmamento"

¡Por favor, que alguien me quite todo este azúcar de encima!!!!!!!!!!!!!

18 comentarios:

María (la novia de David - Pollo) dijo...

Ay, niña, cuánta razón tienes. Yo, aparte de ver la peli en su día, ahora me estoy leyendo el libro porque Mari (la Cabra) y mi cuñada me han dicho que están súper enganchadas, y no les falta razón. Ya casi estoy terminando el primero, y voy a salir corriendo a por el segundo, no vaya a ser que me quede sin mi dosis diaria de "azúcar" ;p Pero sí que es cierto lo que dices. Es más: el libro, en ese aspecto, es incluso más empalagoso que la película, hasta el punto de que, ayer mismo, releyendo una y otra vez algunos párrafos, tuve que pararme y decirme a mí misma: "con razón este libro lo ha escrito una mujer". No existe otra explicación. Y te diría más, incluso: la autora debió ser en su adolescencia la típica niña marginada de la clase, la fea repelente a la que todos los niños rechazaban y de la que todo el mundo se burlaba y, con estos libros, ha pretendido desquitarse, la muy jodía. Y, mientras tanto, el resto del mundo volviendo atrás en el tiempo, como Marty McFly con su Delorian, recordando situaciones que, por más que has intentado esconder en lo más profundo y recóndito de tu ser, se muestran con la mayor facilidad del mundo a la primera de cambio, desbaratan tu presente y hacen que te sientas frágil y vulnerable, exactamente igual que en aquella época de tu vida que siempre has pretendido borrar de tu cabeza, sin conseguirlo, claro. Sinceramente, creo que este tipo de libros debería de llevar una advertencia en su portada, igual que algunos discos, del tipo: "Advertencia. Este libro puede traer de vuelta a tu mente las situaciones más dolorosas, comprometidas y vergonzosas por las que has pasado en toda tu vida". A ver si entonces la autora vendía tantos ejemplares, hombre... :) Un besito.
P.D. Me encanta tu blog...

Ladonna dijo...

Hola María!!
¡Qué alegría verte por aquí!
¿A qué tengo razón? Si es que la peli esta no puede ser más empalagosa. Y voto por lo de las advertencias, por lo menos que pongan "No recomendado para mayores de 15, puede resultar jodidamente doloroso".
Mucho me temo que yo me voy a maltratar un poquito más y voy a leer los libros. Total, ya que estamos.
Besitos!!

Rou dijo...

Yo ya lo adverti, la peli es un azucarillo en comparación con la taza de leche condensada concentrada que es la novela.

Ojo... que yo el libro no me lo he leido, pero que tengo una hermana que esta enganchada y que se este leyendo "Luna Nueva" (el 2º libro)..

La peli es super pastelosa asi que no tengo ni ganas de leer el libro...
Me ha recordado ciertas partes de la peli a la enchochaera que tienen las protagonistas de las Brujas de Mayfair con el diablo Taltos.... pero weno...

Ladonna dijo...

Lo que yo decía... Extremoduro... ay Rou!!
Pa pegaros...

DocPat dijo...

Casi me da verguenza (no es una falta de ortografía, sino que mi pu... teclado no me deja poner diéresis) decir que a mí la peli, salvo en algunas escenas, no me pareció tan almibarada. Para mí que tengo un exceso congénito de insulina...

Ladonna dijo...

Pos va a ser que sí, chaval...

Lolita Blahnik dijo...

Bueno, a veces un poco de azucar no esta mal...

Ladonna dijo...

Para nada Lolita, a veces hasta se apetece!!

Faby dijo...

:))
yo lo único q t puedo decir es q después de leer TODA la saga y de ver la peli... no hay vuelta atrás :P (con decirte q estoy esperando YA q salgan las otras q están filmando!)
Es muy tierno recordar esos amores adolescentes (y ese dolor de estómago y no aleteo de mariposas, jajajaj)
Besos :)

Ladonna dijo...

Jajajaja Faby, creo que voy a acabar leyendo los libros...

Mordrog dijo...

Oh, que leen mis ojos? Una Zum Zum pastelosilla, mmm... Para que luego le lluevan críticas al bueno de Mordrog...

A mi la peli me gustó mucho, la tía será rarita, pero de fea tiene poco. El tío es más rarito que la tía, eso sí, ya no por el hecho de que sea vampiro, es que esas miradas perdidas...

Ahora entiendo porque las tías no me decián nada en el instituto, sentían todas esas cosas cuando me veían y se cortaban! :D

Ladonna dijo...

Va a ser eso Mordrog. Seguro. Tus miradas perdidas es que las volvían loquitas. Seguro...

issa dijo...

Jo! pues a mí no me gustó la peli...

Sorry, es que yo a los 15 escuchaba Extremoduro... :P

Ladonna dijo...

Muy bueno Issa, felicidades por haberte librado de tanto azúcar!!

Anónimo dijo...

Esta claro, tendre que terminar viendo la peli (no se si mi humor gruñón podrá con tanta tontería pre-y-pos adolescente, vivan las edades del pavo y los rebeldes sin causa, y, los reverde güe) y leer los libros... alguien comento no se que de Memoria de Idum???....
Lo mismo me pasa como con la última de Termeneitor, que me metí a verla pa poder “de” criticar, y al final hasta me entretuvo.


Anonimus

Ladonna dijo...

Cuidado Anonimus y demás... tanto azúcar me ha vuelto... ¿cómo decirlo? ¿empalagosa? Bueno, ya veremos en qué acaba todo esto...

Nils dijo...

te estás enganchando a 'High School Musical'?

Ladonna dijo...

Respuesta en la siguiente entrada.